Los intereses que pagamos por la hipoteca dependen de un índice como el Euribor. Si sube el índice aumenta los intereses que nos cobran, si baja debería disminuir.
Pero no desciende porque los bancos introdujeron un tope, un interés mínimo a pagar aunque bajara el índice, es la cláusula suelo.